El fabricante de superdeportivos Ferrari también ha adaptado sus fábricas para ayudar a combatir la pandemia provocada por el COVID-19, concretamente está fabricando las tan necesarias válvulas para los respiradores.